¿Cómo debo tratar a mis bloggers evangelistas de marca?

|

Imagínate que el día menos pensado googleas el nombre de tu empresa o el de alguno de tus productos y te encuentras con un blog dedicado íntegramente a alabar a tu compañía o a tus productos o servicios... ¿Qué debes hacer? ¿Mimarlo para que siga hablando bien de tu empresa? ¿Ignorarlo? ¿Entregarle información privilegiada sobre nuevos proyectos? ¿Regalarle productos o descuentos para su próxima compra? ¿Ficharlo para realice la misma acción desde dentro de la empresa?

El miércoles pasado mientras nos encontrábamos dando unos cursos prácticos de blogging en Inforpress Madrid junto a Enrique Dans y un grupo de damas muy interesasas en la blogósfera, surgió un pequeño debate sobre este tema que me ha hecho reflexionar durante estos días. Lo primero que me gustaría hacer es intentar definir al evangelista de marca. Creo que podríamos decir que es un cliente cuyas expectativas han sido sobrepasadas tras su experiencia de marca. Producto de la experiencia positiva y de la congruencia de los valores del producto y de la empresa con los suyos decide hacer de prescriptor de nuestros productos/servicios. Podríamos que decir que es un cliente fidelizado que ama el producto/servicio, lo que lo lleva a recomendarlo y ponerse incluso una camiseta con el logo de la empresa. En pocas palabras es el objetivo de cualquier plan de fidelización.

Las estrategias de márketing de las empresas deben volcarse en el cliente creando legiones de evangelistas para sus diferentes productos o servicios. Esto se logra mediante la creación de comunidades en torno a los productos y haciendo que los clientes se sientan parte de ellas. La idea es que los clientes que componeen estas comunidades se relacionen en torno al producto (como los motoqueros de Harley Davidson). Los blogs son una herrmienta que permite crear comunidad ya que hace posible el diálogo. Algunas empresas norteamericanas como Microsoft ya han conformado un equipo interno encargado tanto del evangelismo corporativo como del de clientes. Los empleados también han de ser evangelistas de nuestra marca... Claro que eso da para otro post.

Pero volviendo a la pregunta con la que comenzába el post. ¿Qué harías si te encuentras con que uno de los clientes de tu empresa ha montado un blog que habla de tu compañía o de tus productos o servicios?

Lo primero que tenemos que tener claro es que debemos trabajar para que este blogger evangelista de marca se mantenga en el tiempo. Con esto no quiero decir que le regalemos todos nuestros productos ni que lo compremos, pero sí que entablemos una relación con él. Deberíamos contarle acerca de nuestros nuevos proyectos, darle nuestros productos para que los pruebe y en definitiva, facilitarle su trabajo. No debemos llegar al extremo de que nuestro customer evangelist se sienta comprado.

Tenemos que tener claro desde el principio que él seguirá siendo un cliente y que si hacemos las cosas mal nos va a criticar con la misma franqueza con la cual nos alaba. Recordemos que él ha montado su blog sólo por que el producto o nuestra empresa representa sus valores o muchas veces su estilo de vida. Debemos fomentar o encontrar una causa para que nuestro blogger evangelista cree comunidad a través de su blog.

Algunos ejemplos de bloggers evangelistas:

- Bebida Gaseosa
- Vespa
- Vespa Chicas
- Gatorade
- Ikea
- Disney
- Mc Donald´s

Dejo abierta la pregunta ¿Qué harías si te encuentras con que uno de vuestros clientes ha montado un blog que habla de tu compañía o de tus productos y servicios?

Para profundizar más en el tema:

- Micropersuasion, creating blog evangelists
- Creating Customer Evangelist
- La iglesia del consumidor
- Comprar en Amazon

Technorati tags:

7 comentarios: