El perfil del Blogger Corporativo

|



Cuando hablamos de blogs corporativos o de empresa nos referimos a bitácoras personales al servicio de una organización. El profesional del blogging tiene un futuro brillante. Muchos de los CEOs han perdido su entusiasmo y ya no postean con la periodicidad que lo hacían en un principio. Lo mismo ocurre con algunos blogs corporativos realizados por empleados. Es aquí donde entra la figura del blogger profesional. Una persona del departamento de comunicación de la empresa dedicada a mantener un flujo de comunicación constante con los clientes a través de su blog corporativo personal.

Este blogger corporativo será el encargado de recoger las ideas e inquietudes de los clientes y hacerlas llegar a las personas que toman las decisiones en la compañía.
Recordemos que uno de los requisitos fundamentales de todo blog corporativo es la personalización. Detrás de cada blog corporativo hay una persona, un blogger que se identifica en la mayoría de los casos “por su propia voluntad” con la empresa para la cual trabaja.

Un blogger corporativo es una persona enganchada a los blogs como el resto de los que conformamos la blogósfera. Es una persona verdadera que le otorga una cara humana al mensaje de la empresa. En este sentido, el blog cultiva la opinión pública y aumenta la transparencia al interior y exterior de las organizaciones mediante discusiones abiertas.

Este tipo de bloggers tienen la voluntad y el deseo de compartir sus pensamientos y experiencias corporativas con otras personas. Muchas veces esos pensamientos pueden ser críticas hacia su empresa, críticas dirigidas a mejorar algún producto/servicio o hacia las políticas de la compañía. Es decir, sin mala intención. Esa franqueza le otorga credibilidad a él y a la compañía para la cual trabaja, ya que hace pensar a los que lo leen que en esa empresa hay libertad para opinar e interés por conocer lo que los otros piensan acerca de una idea o de una opinión concreta.

En general, los blogueros se ayudan mucho unos a otros, lo que se ve reflejado en una gran cantidad de proyectos colaborativos. Esos proyectos muchas veces pueden estar orientados a mejorar un producto o servicio de una empresa siempre que el blogger en cuestión haya creado un clima de confianza entre él y sus lectores.

El blogger corporativo debe ser capaz de escuchar a los clientes de la empresa y dialogar con ellos. Los bloggeros quieren expresarse y ser reconocidos por ello.
Esto no es una tarea fácil. Algunas empresas ya se han planteado fichar a un blogger para que se haga cargo de conversar con los clientes, de preguntarles cómo están, qué piensan de la empresa, de su producto/servicio, de mimarlos y de darles a conocer antes que al resto información sobre nuevos proyectos. En definitiva, en hacer que se sientan tomados en cuenta por la empresa o, en este caso, por su interlocutor válido.

Si la empresa se ve inmersa en una crisis el blog corporativo se convertirá en un vehículo inmediato para explicar lo ocurrido. Y serán esos mismos lectores quienes salgan a la defensa de la compañía cuando se vea atacada ya que valorarán que la empresa cuente con un canal directo, honesto y creíble donde los clientes se puedan informar, consultar y discutir la crisis.