¿Qué hacer con un blog corporativo?


Luis se ha despachado un post donde comenta su visión acerca de cómo las empresas pueden sacarle el mayor partido a los blogs corporativos. Aconseja a las compañías que opten por publicar blogs que se muestren inquietas por predecir el futuro y hacer de él mejores escenarios para el negocio, les dice que cuenten historias, historias del día a día de la organización, de sus proyectos, su visión a corto y mediano plazo, sus aspiraciones y creencias o que brinden consejos útiles a sus lectores. Pero sin duda me quedo con la pregunta final que se hace Luis al final de su post:

¿quién dijo que tener un blog corporativo fuera fácil?

Esta pregunta es clave. Hay muchos CEOS que creen que su empresa tiene que tener un blog para decírselo a la competencia, jactarse de ello ante el mercado o sincillamente para estar "in".

El coste material a la hora de implantar un blog es reducido, sin embargo, los recursos humanos para alimentarlo pueden resultar altos. Tiempo de lectura de blogs, de comentar en otros y para reflexionar y escribir acerca de los temas vitales para la organización requiere echarle horas diarias. Todo ello de forma permanente a lo largo del tiempo, lo que tiene un valor elevado, un tiempo de trabajo valioso, más aún cuando esas horas pertenecen a cargos medios o altos de las compañías.

Por este motivo, es muy importante que las empresas se pregunten si un blog es realmente estratégico para ellas, ya que la publicación de una bitácora corporativa es un proceso sin vuelta atrás. Si lanzas un blog no puedes dejarlo a medias o sin actualizar. Un blog corporativo desactualizado denota una empresa mediocre, que deja a mitad de camino un proyecto que ya hizo dar a luz. Yo al menos, si lo único que conozco de una empresa es su blog desactualizado no contrataría ningún servicio de esa compañía. En fin, un blog mal manejado puede dañar la imagen de una empresa, resultado absolutamente contrario al motivo por el cual fue creado.

4 comentarios: