En la blogósfera más vale no mentir

Vía Comunicar.info he llegado a este artículo escrito por Narcís Mirandes que habla de cómo la utilización de flogs por parte de algunas marcas terminan jugando en su contra cuando se oculta la verdad.

Aquí ya hemos hablado bastante sobre este tema e incluso hemos comentado casos que permiten extraer lecciones de lo que las empresas no deben hacer si no quieren que su imagen se vea dañada.

Como lo hemos mencionado muchas veces aquí. El problema no está en el flog en sí sino en decir que es verdadero cuando en realidad es falso. Me refiero a decir que se escribe desde un sitio específico cuando no es verdad o que lo escribe una persona sabiendo que ella no es la que lo alimenta. La verdad siempre se termina conociendo y tu trabajo será en vano e incluso perjudicará a tu marca.

El artículo también menciona un nuevo código de autocontrol que pretende normar o establecer las bases para un correcto uso de los medios sociales por parte de los PR Managers y directores de marketing de las empresas.

Según cuenta Narcís, este código estaría impulsado por el Chartered Institute of Public Relations (CIPR). ¿Alguno de vosotros sabe algo acerca de este código? Me gustaría leerlo. He escrito un email a esta institución para ver si me lo envían.

El siguiente comic de Mike Krahulik resume muy bien este post (pincha sobre la imagen para verla más grande)