Internet obliga a las agencias de viajes tradicionales a especializarse y ofrecer valor añadido a sus servicios

|


Después de los atentados del 11S la industria aeronàutica debió enfrentarse a una nueva crisis que les hizo ser más eficientes y a utilizar la Red como su principal canal de venta.
Internet y las líneas aéreas de bajo coste se han ofrecido servicios añadidos como el billete electrónico y precios más bajos para los internautas lo que les ha servido para incrementar sus ventas a través de este canal y hacer disminuir el negocio de agencias de viajes tradicionales.

El éxito ha sido tal que según el Instituto de Estudios Turísticos, en noviembre de 2006 las Low Cost acaparaban casi un 31% de las llegadas, lo que supone un crecimiento del 11% con respecto a 2005. Hoy mueven casi al 25% de los pasajeros que pasan por los aeropuertos españoles. En España operan alrededor de 40 compañías de bajo coste, número que se incrementará este año.

Gonzalo Pascual, presidente de Spanair y del Grupo Marsans señala a la revista Savia que “Internet ha sido considerado globalmente como una revolución. En estos momentos, difícilmente habrá un pasajero con acceso a Internet que no lo consulte, aunque sólo sea para buscar información. Es verdad que la confianza, la tranquilidad y la información complementaria que una agencia de viajes da hace que, después de haber realizado la consulta en Internet, la operación se formalice en una agencia. Sin duda, se realizan muchas ventas directas a través del canal, pero cuando se requiere de una atención para un paquete es insustituible la mano de obra del agente de viajes”:

En tanto, Paul de Villiers, director general de Amadeus, también comenta a esta revista que si bien la venta por Internet ganará terreno, cuando se realizan viajes de largas distancias las recomendaciones de las agencias de viajes tradicionales resultan claves para el cliente. “Especialización y valor añadido garantizan la supervivencia de las agencias de viaje. En los vuelos de corto radio se prescinde cada vez más de la intermediación en favor de la compra directa, pero conforme se agranda la distancia, el usuario demenda prescripción . Las líneas aéreas realizan el 17% de sus reservas vía online, pero estas solo representan el 10% de los ingresos. Esto confirma que la gente que compra online compra lo más sencillo y lo más barato”.