Acceso a Internet como derecho constitucional

|


Excelente noticia la que recibo a través de los diarios chilenos y españoles. Los diputados chilenos del Partido Por la Democracia (PPD), Jorge Valenzuela y Jorge Insunza, han presentado un proyecto de ley para hacer de la conectividad un derecho constitucional como lo son el acceso al agua potable o la energía eléctrica. Esto significará que hasta en el último pueblito perdido de Chile exista acceso a la Red con una conexión de calidad.

Es que Internet será un recurso básico para la vida del futuro cercano, así como el agua. Es por esto que el gobierno de Bachelet quiere que todo Chile se sume al acceso de estas tecnologías, las cuales no son privativas de los sectores más pudientes, sino que todo lo contrario, que estas ayuden a acortar la brecha entre ricos y pobres.

Chile no deja de sorprenderme. Desde hace unos años el gobierno y la sociedad chilena están avanzando a pasos agigantados hacia un desarrollo basado en un modelo de sociedad del conocimiento y de la información que se sustenta primero en las infraestructuras en el acceso a la Red. En este sentido, el trabajo que están llevando a cabo la Fundación País Digital, la Fundación Mercator y el senador Fernando Flores ha sido fundamental.

Hay hechos concretos que lo reflejan. Chile es el país con más diarios ciudadanos del continente y me atrevo a decir que del mundo hispano. Posee redes sociales importantes como el movimiento Atina Chile. El gobierno ha promovido la venta de equipos informáticos subvencionados para que estén al alcance de la gente pobre, oferta que después fue mejorada por tras la organización de los propios ciudadanos. También se ha conectado a Internet hasta la última escuelita rural y ya está en marcha el proyecto para que la ciudad de Puerto Montt esté conectada completamente por una wifi abierta para sus ciudadanos.

Para los que vayáis a Chile os sorprenderéis con la gran cantidad de puntos wifi gratuitos que os vais a encontrar cuando recorráis Santiago.

Creo que Chile va por un excelente camino y estoy seguro de que muy pronto todas estas medidas darán sus frutos en beneficio del propio país. Yo ya lo veo en mi madre que tiene 60 años pero una destreza y comodidad en los entornos digitales en red superior a la de cualquier chaval de por aquí. Y está claro que ella no nació con esta tecnología sino que la ha adoptado en los últimos años.