Demo-Kratia, nuevo buscador democrático

|


Al enterarme de como funcionaba este innovador buscador llamado Demo-Kratia se me vinieron a la cabeza inmediatamente las web de las empresas que no escuchan a sus clientes o que no consideran como área estratégica el departamento de servicio al cliente.
Demo-Kratia es un buscador que utiliza la inteligencia colectiva para ir catalogando las webs como buenas o malas. Lo he probado y me pareció bastante fácil de usar.

¿Cómo funciona?

Se basa en el motor de búsqueda de MSN Search y otros buscadores y lo que hace es reordenar el listado se indexaciones según los votos que los usuarios de Demo-Kratia le hayan dado a cada una de las webs indexadas. Los usuarios además de votar también tienen la opción de dejar su opinión sobre las webs que aparecen en el listado de búsqueda.

En Ojo Buscador dan un ejemplo muy ilustrativo. Ellos hacen una analogía de lo que esta web logrará dentro de poco trasladándola al mundo real. Imaginémonos la potencia de Kratia trasladando un ejemplo al mundo real; caminar por una calle céntrica, abarrotada de tiendas y en la que encima de cada escaparate podamos ver la popularidad de la tienda, el número de quejas y los comentarios de los que han pasado por allí hace una semana o un mes. O coger el listín de las páginas amarillas, buscando albañiles o abogados, y además de aparecernos el nombre y número de teléfono, podamos leer lo que otros clientes han opinado de ese servicio, o publicarlo nosotros mismos.

Cualquier usuario puede denunciar a cualquier web, o recomendarla dando su voto y su opinión. El autor de Kratia es el español Mario Carbonell, informático de 34 años. lleva programando desde que tenía 12. Ha trabajando en portales históricos del Internet español como ozú.es.

Pero volviendo a sus aplicaciones reales en el entorno corporativo. Lo primero es recordar que cada día más gente se informa en Internet antes de comprar un producto o contratar un servicio. Aquí surge la pregunta que todos nos haríamos ¿Comprarías algo de una web calificada con votos negativos y comentarios que hablen mal de esa empresa? Ebay ya ha probado esta fórmula con votos negativos y positivos de vendedores y compradores. Yo, personalmente, jamás le compro algo a una persona que tenga votos negativos, sencillamente se lo compro a otro.

6 comentarios:

benito castro dijo...

Hola Claudio

Agradezco tu visita a mi blog y tus comentarios. He de reconocerte que estoy muy ilusionado pero, al mismo tiempo, un poco agobiado. Los estímulos me vienen muy bien, y así acojo tu post.

Y quid pro quo. Es decir, te respondo en justa medida con una entrada en tu estupendo blog (felicidades). El asunto que planteas como tema de fondo en tu sitio, es una cuestión que late en nuestro tiempo presente: el diálogo como fuerza o instrumento que da medida de muchas cosas, pero especialmente (y esta es la novedad) de un nuevo paradigma de las relaciones comerciales. Antes primaba el mensaje unidireccional de la empresa (publicidad por ejemplo) y a partir de ahora parece que empieza a primar el diálogo entre el cliente/consumidor y la empresa. ¿Por qué? porque ahora hay medios tecnológicos que lo permiten, como el que estamos, y antes no. Bajo mi punto de vista esta tendencia se va a ir consolidando poco a poco, aunque ahora de momento es propia de unos cuantos.

En fin Claudio gracias, ánimo a tí también y, si no te importa, haré un link con tu blog que me parece muy interesante y realzaría el mío.

Un abrazo. Benito.

claudio dijo...

Hola Benito, el gusto es mío de dar la bienvenida a la gente que se incorpora a la blogósfera para aportar.
Creo que tu experiencia en el mundo profesional la irás transformando en una excelente blog.

maloli dijo...

Increíble!!!
La verdad es que no sé bien cómo llegué a tu blog... creo que por el de Camilo Herrera que fue mi jefe de trabajos de verano hace más de 10 años!
En fin, ojalá te vaya increíble en esto y al menos acá en Chile está prendiendo heavy la cuestión... Igual harto diario de vida y ese estilo que pa los de alma voyeristas como yo, está piola!

Suerte

Flavia dijo...

No sé hasta qué punto pueda ser tan democrático el hecho de que algunas personas opinen de productos y servicios, ya que este sistema se puede prestar para que mucha gente manifieste su opinión de una manera interesada (con fines económicos por ejemplo). Así y todo pienso que en la blogósfera existe un abanico de posibilidades que no se pueden encontrar en el mundo real y eso me parece alucinante!!!

Luis Rull Muñoz dijo...

Flavia emite una crítica certera pero, a mi juicio, incompleta. La veracidad (influencia) de una crítica puede venir de dos fuentes: el número o el prestigio.

Una crítica ejercida por muchos en una misma dirección, con los debidos controles para que no haya fraudes, puede ser creíble porque es difícil manipular a mucha gente. Por otro lado, si confiamos en el criterio de una persona una y otra vez y estamos satisfechos con las mismas cosas (o descontentos con similares) adjuntamos su perfil y gustos a los nuestros, y tendemos a confiar en su criterio.

Ninguna de estas dos fuentes están exentas de riesgos o caminos sombríos. El lado oscuro de la fuerza es muy poderoso pero, a veces, no queda más que elegir.

El problema de la votación es la cantidad de personas que deben valorar algo para que sea válida. Lograr que muchas personas valoren muchas webs en un mismo sistema de clasificación es realmente muy difícil. Otra cosa sería si un grupo selecto de especialistas en algo valoraran lo que se publica sobre ese tema… pero perdería dinamismo: para eso me suscribo a sus blogs y voy viendo qué enlazan.

El problema del influyente prestigioso radica en lo limitado que queda el lector…hay tantos peces en el mar…

Los temas concretos no permiten muchos críticos... ¿cómo resolver el problema?

¿Por qué abandonar technorati o del.icio.us? Ya sé que ellos no tienen el toque “positivo” o “negativo” Pero poca gente etiqueta las cosas irrelevantes, y las que no son buenas, siempre sacaremos algo interesante.

A pesar de todo, probaré demo-kratia y ya os contaré…

claudio dijo...

En la medida que se han ido produciendo mayores volumenes de información nos hemos ido encontrando con herramientas cada día mejores para organizarla y acceder a ella de forma rápida. El problema ahora será el lograr clasificarla según su calidad. Y para eso nada mejor que aprovecharse del conocimiento colectivo. Ahí está el punto.
Yo creo que Flavia se refería a que generalmente lo que es "bueno" para la masa no es de calidad. Lo vemos todos los días en la televisión al ver que los programas con mayor rating son los del corazón y los documentales de la 2 no los ve nadie.
Pues eso...estoy ancioso por ver cómo evoluciona Kratia..
Un saludo