Jazztel estafa a sus clientes

|


Si de algo ha servido mi experiencia como cliente de Jazztel es para conocer cuál es el límite de mi paciencia.
En enero del 2005 me pasé "a la acción de Jazztel" encandilado por su oferta de 1Mb de velocidad.
Desde que tengo el servicio siempre he tenido algún tipo de problemas con la sincronización del router o algo por el estilo.
Pero lo peor vino hace un par de meses cuando de pronto mi router indicó que no recibía ADSL. Llamé una y otra vez para que me dijeran qué era lo que realmente ocurría pero sólo me abrieron una incidencia y en cada llamada me decían que lo arreglarían “pronto”.

Jamás recibí una llamada de Jazztel informándome del estado de la avería (fue un problema en el bucle de ellos) y cada vez que llamaba para preguntar estaba más de 1 hora entre con la musiquita corporativa y las esperas a las que me sometía el operador de turno.

Pasaron una, dos, tres, cuatro, semanas hasta que decidí darme de baja. Me tiré otra hora llamando al call center de Jazztel para darme de baja pero me dijeron que la única forma de dejar de ser cliente era enviando una carta por fax o vía correo convencional con la fotocopia de mi DNI. Me dieron un número de fax y estuve 3 días intentando que pasara pero misteriosamente siempre estaba comunicando. Resulta sorprenderte que para darte de alta puedas hacerlo por teléfono pero para terminar con el contrato tengas que enviar un fax o una carta por correo convencional. En definitiva, hacen que te sea imposible darte de baja.

Paso UN MES Y MEDIO hasta que por fin se reestableció el servicio. Pero el 2 de noviembre los señores de Jazztel me han dejado otra vez sin servicio. Al día siguiente esto se volvió a reestablecer pero hoy me encuentro por enésima sin Internet. Acabo de colgar el teléfono y me han dicho que están teniendo “problemas”. Si les estoy escribiendo esto es gracias a la wifi de mi vecino que llega debilmente hasta mi piso.

Pero eso no es todo... hace una semana me ha llegado la factura cobrando un servicio que nunca tuve. Como ven, aquí estoy de brazos cruzados, sin Internet, con la factura en la mano de un servicio que no me han brindado y sin la posibilidad de darme de baja. Me siento estafado. Sólo me queda dar a conocer mi experiencia de marca de cara a la gente que en estos momentos se encuentre decidiendo contratar un operador de Internet.

Por lo visto no soy el único que tiene este tipo de problema. Con sólo hacer una búsqueda en Google o Technorati me he encontrado con cientos de personas a las cuales les han cobrado hasta 3 facturas sin que siquiera hayan comenzado a disfrutar del servicio.